Los secretos culinarios de Teresa Perales para empezar el año de forma saludable

¿Has escrito tu lista de propósitos para 2017 y, entre ellos, se encuentra el de comer sano? Te desvelamos cómo es la alimentación de la nadadora más laureada del deporte español, para que lo tengas en cuenta en tu cocina y puedas cumplir tu objetivo.

Teresa Perales pasa muchas horas entrenando y la alimentación es fundamental. Por ello, siempre busca la forma de cuidarla al máximo y de forma práctica. “Hace tiempo me di cuenta de que si introducía algunos alimentos específicos y rutinas en mi alimentación, la recuperación después de un entrenamiento o competición era más productiva”. Te contamos cuáles son esos alimentos y destacamos algunas de sus características:

Quinoa, en polvo o en grano. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), la quinoa es una semilla de alto valor nutritivo que contiene más proteínas que la mayoría de los demás alimentos vegetales.

Bebidas vegetales de almendras, arroz o chufa. No contienen lactosa ni colesterol y tienen menos grasa que la leche de vaca, con un elevado porcentaje de grasas mono y poliinsaturadas.

Zumos naturales. Son una fuente importante de nutrientes de fácil absorción. Aportan gran poder energético, regenerador y depurativo.

Germinados, especialmente el de alfalfa. Cada semilla contiene gran cantidad de vitaminas, proteínas, carbohidratos y nutrientes.

Cereales ecológicos: kamut, espelta y trigo sarraceno.

Legumbres y pescado. Las primeras aportan hidratos de carbono, proteínas, fibra, hierro y vitaminas del grupo B. El pescado es rico en proteínas, vitaminas y minerales y son una importante fuente de Omega 3.

El desayuno ideal de la deportista

“Tiene que tener mucha fruta. Jugos de apio, melón y jengibre. También quinoa. El pan me gusta, pero tiene que ser de cereales sin gluten o espelta, con un poquito de aceite de oliva virgen extra. Miel ecológica, que nunca viene mal y además recarga energía; y leche vegetal. Algo que no solemos hacer mucho en España, pero que es bueno para el desayuno, es meter proteínas. Por lo que un huevo duro, o algo así, también está bien”.

Un truco muy práctico

“Llevar la fruta deshidratada. Me compré una deshidratadora para casa y si quiero comerme una manzana, una pera, un mango… después de entrenar, sin perder mucho tiempo en pelarla, me las llevo deshidratadas. Es una forma genial para reponer las vitaminas”.