Gente capaz

No conoce la palabra rendirse

Roberto Sánchez

De pequeño soñaba con ser alguien importante, eliminó la palabra “rendirse” de su vocabulario y día a día ha luchado para mejorar sus marcas y superar barreras. Roberto Sánchez Chinchilla es un atleta con un palmarés propio de un deportista de élite, pero él no quiere que le reconozcan como tal: “eso tiene que llevarse por dentro". Si conoces otros casos de superación que demuestran que #somoscapacesdetodo, cuéntanos tu historia indicando en el asunto #gentecapaz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+

En 2001, consiguió su primera medalla de oro en salto de altura y desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos: “he sido 12 veces campeón de España en salto de altura, quedé noveno del mundo en 1.500 metros y cuarto en 800 metros, logré cinco medallas de plata en 800 metros en la Comunidad de Madrid… Y no digo más porque no quiero aburrirte”. Roberto ha tenido una gran carrera como atleta profesional pero no le gusta presumir de ello, guarda todas sus medallas en una bolsa con la ilusión de dejárselas a su sobrino, uno de sus grandes apoyos: “cuando sea mayor, me gustaría que dijese que quiere ser como su tío”.

Su hermana y su madre son otros de sus pilares, de hecho a esta última la describe como su manager: “ella es como los representantes de los jugadores del Real Madrid, siempre me anima en cada deporte y va donde yo voy”. Su ídolo y referente en el mundo del deporte es Fermín Cacho porque “es quién más ha aportado al deporte español y, además, siempre ha apoyado a los chavales con discapacidad”. Para Roberto esto es algo muy importante, él tiene una discapacidad intelectual del 33% y denuncia que los políticos, medios de comunicación y la sociedad en general no les tratan como al resto de deportistas. “Todos deberían acercarse a los chicos con discapacidad y estar más atentos a los eventos deportivos en los que participan porque no comemos a nadie”.

Un deportista debe saber competir con la mente. Siempre tienes que mantener amistad con tus rivales

“Me siento orgulloso de como soy. La discapacidad la llevo por dentro y es una característica que tengo, igual que el resto de personas tienen otras diferentes. Yo me considero atleta como Fermín Cacho u otro deportista”, defiende Roberto, quién además bromea con este tema y cuenta que el Día Internacional de la Discapacidad le pide a su madre que le felicite.

El deporte siempre ha sido su vida y practicarlo le ha permitido enriquecer valores como la amistad y el compañerismo. “Un deportista debe saber competir con la mente. En la pista eres rival, pero siempre tienes que mantener amistad con tus rivales“. Este pensamiento ha acompañado a Roberto en cada una de sus competiciones y le ha llevado a conservar tantos amigos como medallas ha ganado, por lo que ahora trata de transmitir ese mismo mensaje a sus alumnos.

Este deportista nato, empezó en el mundo del baloncesto, “aunque no sabía ni botar la pelota”. En ese momento le resultó un deporte complicado y decidió iniciarse en el atletismo. Con 7 años, se incorporó al Club de Atletismo Popular de Alcobendas y ahí fue cuando empezó a competir en diferentes campeonatos de la Comunidad de Madrid. “Fue una experiencia maravillosa porque conocí a gente que me aportó mucho“. A los 17 años dejó el Club y conoció Special Olympics Madrid donde siguió formándose como atleta y cosechando éxitos.
2_Roberto_Sánchez_GenteCapaz_820x490

Entró en la Fundación no sólo por su pasión por el deporte, sino también por la posibilidad de ayudar a muchos chicos: “vi que había chavales con la enfermedad del hueso de cristal, otros en silla de ruedas o con síndrome de down a los que había que ayudar, por ejemplo, a entrar en la piscina y por eso quise formar parte de Special Olympics”.

Ahora, a sus 33 años ha decidido retirarse de las competiciones “para dejar paso a deportistas más jóvenes” y alcanzar su segundo sueño: ser entrenador de baloncesto y seguir ayudando los chicos y chicas de Special Olympics Madrid a través del deporte. “Siempre me ha llamado la atención las aportaciones que puede hacer un entrenador a sus jugadores. Yo a mis alumnos les transmito que tienen que ser felices con lo que hacen, les enseño a disfrutar del juego y a que se lleven bien entre ellos”. En este momento, Roberto trabaja en Special Olympics Madrid como segundo entrenador y su próximo objetivo es sacarse el título para poder tomar el mando de los entrenamientos.

En esta vida hay que ser valientes

Su carrera deportiva, su superación personal y sus éxitos también han sido reconocidos por Special Olympics España, quien le eligió para ser el representante de deportistas en su Junta Directiva. “En su caso es un premio a su carrera y a lo que lleva haciendo durante muchos años”, cuenta Marcelino Pérez, director gerente de la Fundación.

Felicidad, salud, amistad, compañerismo, madurez… El deporte ha aportado muchos beneficios a Roberto a lo largo de su vida y por eso trata de inculcarlo a todo el que le rodea. Él ha luchado por alcanzar sus objetivos, ha desmontado barreras y siempre ha tratado de superarse porque: “en esta vida hay que ser valientes”.